lunes, 28 de mayo de 2012

El día que la Iglesia confesó sus crímenes...

Excepto Página 12, no he visto que ningun otro medio hable de la "confesión" que la curia - y en minúscula, adrede - sabía ya en 1978 que se asesinaba a los presos políticos... Ni siquiera aquí, en esta blogósfera tan cuidadosa y atenta, he visto un solo post... Y no creo que sea un tema menor.
Estoy convencida que la Iglesia Católica tiene un ADN protector de genocidas, pederastas, torturadores y psicopateadas varias, siempre y cuando que los actores sean chupacirios de ley. Es la Iglesia de la Inquisición, con Torquemada y sus huestes quemando todo lo que oliera a cambio y pensamiento. Es la misma que amparó a Hitler, que desconoció la existencia de guetos y cámaras de gas. Es la misma que mantiene alegremente libre al Grassi, juzgado y condenado. Son los mismos curas que se fotografiaron dando la Eucaristía a Videla y que después ayudaban a robar bebés, entregándolos a buenas familias cristianas sin mácula guerrillera.
Es hora que reformemos la Constitución. No para modificar la sucesión de períodos presidenciales. Es hora de ponernos los pantalones y quitar esos artículos que, por un lado hablan de "libertad de cultos" y por el otro, dicen que el Presidente debe ser católico. Ya tuvimos uno que abjuró de su familia musulmana, de la religión que le tocaba por etnia y por herencia y se convirtió al catolicismo para ponerse la banda.
Habrá libertad de cultos cuando cualquier ciudadano pueda ser presidente y jurar por el libro sagrado que mejor se adecue a su fé.
Y seremos un país laico, como decimos, cuando el Estado deje de pagar sueldos y suntuosidades a los obispos, curas y etc.etc.
Faltan soluciones en muchos campos. Pero sería hora de iniciar un camino de
des-secularización. Qué más necesitamos para convencernos que podemos rezar a nuestro Dios sin la intermediación de los eternos cómplices de
dictadores y genocidas??????

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Elementos compartidos de CHELA