jueves, 2 de septiembre de 2010

Lo hicimos posible...

Eramos un grupo pequeño, no nos conocíamos, nos miraban extrañados los paseantes... Nos sentíamos acompañados, gozosos de vernos las caras, compartiendo una idea, participando, autoconvocados. Formábamos parte de una movida que se derramaba y multiplicaba por todo el país. Queríamos ser escuchados. Nos mostrábamos sin miedo, seguros de ser muchos encolumnados detrás de una necesidad, de esa ley nacional que permitiría que todas las voces fueran escuchadas, leídas, expresadas y vistas. Las voces a favor y las que tenían otra verdad. Todas.
Y ayer, aunque pocos diarios "grandes" lo informaran y aunque su reglamentación no opacara las imágenes de la farándula ni ocultaran los comentarios llenos de ese odio que disfraza el miedo y la frustración de la "oposición", el Boletín Oficial anunció la vigencia de la Ley de Medios!
Y este grupito, y tantos otros a lo largo de mi Patria, celebró. Me sentí parte, actora, propulsora de una revolución en paz, sin violencia pero con la terquedad de quienes están seguros de pelear por ser más libres, más incluídos, más integrados. Y hay fuerza para seguir. Y hay un orgullo nuevo al mirar a nuestros hijos. Porque durante décadas esta generación se sintió responsable - y culpable también - de haber callado, permitido, mirado al costado mientras la fuerza bruta nos arrebataba el destino grande que merecemos.
Hoy, celebremos. Mañana, sigamos dando batalla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Elementos compartidos de CHELA