sábado, 10 de abril de 2010

Default, ley de medios, y otras yerbas

Acabo de leer una editorial del Director adjunto de Clarín, R.Roa y realmente no hubiera podido ponerle mejor el título: "gato por liebre"... Es este periodista el que manipula la información, la tergiversa en su propio beneficio y nos pretende hacer tragar felino por liebre. Veamos: habla de los beneficios del canje de deuda enunciado por Cristina en EEUU. Y nos dice que no es para tanto, que aunque nos saque del default este gobierno K tardó 7 años en sacarnos del default!!!!! Qué barbaridad! Qué manera de tardar en hacer las cosas, che!!!! Obvio que este periodista "independiente" no se hace cargo de nombrar a quiénes nos declararon en default, estos mismos gerontes políticos que hoy se rejuntan en el Congreso y quieren volver a presidir el Ejecutivo. Entendamos: no importa ni es relevante el autor intelectual y operativo del caos, sino
cuánto se tardó en solucionarlos y cuáles fueron las herramientas usadas,etc.etc.
Es decir, aquellos que coadyuvaron a la destrucción económica, la pauperización de la política, la absoluta peyoratización de las instituciones no hicieron ni harán ninguna autocrítica, ni se harán cargo de sus acciones. Antes bien, lamieron sus heridas y volvieron a la carga, ya sabemos en qué condiciones. Seguimos con un Congreso inoperante, no porque se recurra al recurso legal de no bajar hasta que la mayoría consiga el quorum, sino precisamente porque este mamarracho que es "la oposición" no logra reunir sus tropas y siguen dependiendo de un ex-presidente senil.
Para terminar, felicitémonos por la autoconvocatoria de 678 Facebook en apoyo a la Ley de Medios. Tengamos esperanzas en el cumplimiento de la justicia en el caso de los hijos adoptados de E.H.Noble. Pero no nos quedemos dormidos: IMPONGAMOS PRESENCIA EN LOS FOROS, DIFUNDAMOS LAS IMAGENES DE UN PUEBLO DE PIE EN TODOS LOS PORTALES, HAGAMOS LA TAREA QUE LOS MEDIOS DE DIFUSION IGNORAN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Elementos compartidos de CHELA