martes, 26 de julio de 2011

Un bromo- sódico se busca

Allá por 1922, los cordobeses parieron un diputado y un partido político liderado por un loco lindo, estrafalario y extravagante, que fue una cachetada para sacudir la esclerosada sociedad meditarránea. Enrique Badessich era un poeta, anticlerical, abogado... masón, con amigos como Alfredo Palacios y Leopoldo Lugones. Y el hombre pudo inscribir su partido para las elecciones legislativas y ganarlo, en un inopinado 3º lugar. Su partido proponía el amor libre, la separación del Estado y la Iglesia y otras ideas revolucionarias... sobre todo para la pacata y derecha sociedad cordobesa! El Partido Bromo-Sódico...
Recurrir a un advenedizo político apalancado por políticos oportunistas sin otra forma de alcanzar un pedazo de poder, es "inventar" un bromo-sódico exitosos y fugaz, pero molesto.
La derecha, ese amontonamiento de tocino con velocidad nacido de la impotencia y la bronca, entroniza a un cualquiera para dar batalla y poner piedras en el camino. Retardan el proceso, enturbian y confunden a los menos informados - y a los "informados" aviesamente por los medios hegemónicos. Pero de ninguna manera detienen el avance.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Elementos compartidos de CHELA