miércoles, 26 de mayo de 2010

Mi "BICENTENARIO"

Pasó la emoción, la sorpresa, esa borrachera de himno, canciones, fuegos artificiales, gente, gente, gente... Pasaron las palabras protocolares, los saludos de dignatarios, la bendición papal, las plazas colmadas y desbordadas de compatriotas... Pasó la visión motivadora y compartida del celeste y blanco repetido en banderas y pieles de la familia argentina y brillando en los edificios emblemáticos de cada capital del mundo... Pasó esa interminable caravana de personas alegres, sin miedos, sin agresiones ni desmadres callejeros... Y esta mañana, los comentarios. Y quiero contestarle a un periodista independiente, crispado, amargado porque ni la lluvia pudo aguarnos la fiesta: este profesional, de larga trayectoria, dijo en su editorial de La Nación que en el Tedeum de la catedral y en el Colón estaba "la gente civilizada...".
J.Morales Solá volvió a usar la exclusión, la división, el enfrentamiento como único argumento para celebrar el Bicentenario. Porque si allí estaba el pueblo civilizado, quiere decir que los millones de argentinos que celebramos en las plazas de todo el país no somos "civilizados". Osea que somos "A" o "B". Y una de las dos es mejor que la otra, diferente, superadora. Le faltó decir que mis compatriotas alegres, cantando el Himno y las canciones patrias y folklóricas, consumiendo locro y empanadas, mostrándole a los hijos desfiles, artistas, colectividades.... eran "el aluvión zoológico"!!!!!
Y sigue. No habla de los presidentes latinoamericanos que honraron con su presencia los festejos, acercando la amistad de esta América con diferencias, pero con un mismo ADN multiétnico, oscuro en la piel, rico en una historia precolombina que tanto mancilló y ocultó la colonización. Nombra a uno sólo: este guerrillero que perdió en años de cárcel las agallas, o las tiene mansas por el colesterol y la edad.
No habla del gesto ríspido, la cara de constipado crónico del cura que solamente debería hablar del espíritu y jamás de política, que antes de encarnizarse con alguien tendría la obligación de la autocrítica por los permisos y hostias dadas a torturadores, asesinos, ladrones de niños y pedófilos. No menciona las palabras sabias de los representantes de otros cultos que también son argentinos.
Nos dice que fueron festejos partidarios, porque en "el Colón había peronistas, radicales, socialistas". Joaco: le preguntaban a la gente que solamente tenía en sus manos banderas argentinas a qué partido adherían???? No.
Y termina marcando que los actos eran acompañados exclusivamente por partidarios K. Si fue así es simple y llanamente porque la inoperancia, la falta de propuestas, las vergüenzas cotidianas, el incumplimiento de sus deberes y la absoluta falta de principios patrióticos ofrecida por los que se autoproclaman "la oposición" los deja fuera. Encerrados en sus covachas, rumiando sus rencores y envidias, sin coraje cívico para dar la cara y esperando el día después para resaltar que no tomaron parte de la celebración porque en el país hay pobreza, miedo, inseguridad, falta de educación, blá blá blá...
A pesar de todo, o a causa de todo, estoy afónica de tanto vivar a mi Patria!!!!!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Elementos compartidos de CHELA