jueves, 25 de marzo de 2010

RECUERDO.... LUEGO EXISTO

Descartes decía "pienso, luego existo" y ponía la piedra fundacional del existencialismo moderno, nos daba la identidad de personas existentes como únicas e irrepetibles muestras de humanidad. Y ayer, más que nunca, sentí que "recuerdo, luego existo". No como revancha justiciera y vengadora. Recuerdo como aprendizaje de lo que nunca más debe volver a ocurrir. Recuerdo de cómo era yo hace 34 años y cómo soy ahora, con la experiencia de esos 34 años en mi alma y mis tripas. Porque muchos escuchamos el "algo habrán hecho" y callamos, o consentimos sin averiguar, u omitimos sin adherir a nada y seguimos con nuestra cómoda vida, luchando por mantener cierta normalidad cotidiana. Después, empezamos a escuchar radio Colonia y tímidamente nos fuimos enterando del horror. Soy madre, soy abuela. Cuando el "barba" tiró mis dados no me tocó ningún desaparecido en la familia, vaya a saber porqué. Pero al ver esas mujeres ayer (y desde mucho antes), arrugadas pero no marchitas; enormemente sabias y desmesuradamente enteras, dando testimonio una y otra vez del parto eterno de cada hijo y cada nieto, con las entrañas en carne viva porque les arrancaron la única riqueza que tiene una mujer... me sentí una minúscula hormiguita comparada con ellas. Y me emociona la gente joven que se juega y se manifiesta, aún sin haber vivido esos años y sabiendo que hoy, adherir a las Madres y las Abuelas y a este Gobierno es ser mirado con desconfianza por gran parte de la sociedad y se cae en el riesgo de ser "invisibilizado" hasta para trabajar. Veo a Florencia Peña con la sabiduría de exigir "que nos dejen pensar y decidir cómo pensar" y la aplaudo. Y exijo saber... Y que los DERECHOS HUMANOS vuelvan a ser universales, de cada mujer, hombre y niño con su identidad, su alimentación, su educación, su vivienda digna, su trabajo, su libertad de expresión, su orgullo al declarar su nacionalidad, su sexo, su color de piel o su religión.
Y dejémonos de proponer plesbicitos para que digamos que hay que dar vuelta la página.Ya elegimos! NUNCA MAS. Y recordemos que para que Europa se reuniera alrededor de una mesa de reconstrucción en 1957, primero pusieron el coraje de un Nüremberg. Lea la Historia grande, Dr. Duhalde! No quiera confundir a quienes sólo leen determinadas crónicas marcianas o miran los titulares del diario donde vienen envueltos los huevos.
Este señor tiene el descaro de desconocer la inteligencia de un pueblo con memoria y dice sin sonrojarse que él sabe cómo hacer para solucionar los problemas del país y que gracias a esos nefastos meses de su gestión, dejó un país en paz y crecimiento permitiendo así el buen desempeño posterior de Nestor. Como nos dijeron ayer con fervor y pasión: no nos equivoquemos al votar! No cambiemos el collar sino que eliminemos al perro: no juzguemos el pasado, sino a los delincuentes con nombre y apellido y coloquémolos donde corresponde, con honor y orgullo recuperado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Elementos compartidos de CHELA